miércoles, 31 de diciembre de 2014

martes, 30 de diciembre de 2014

El dueño de la TV que emitía «La Tuerka» le pagaba 1.500 euros mensuales en B

J.CHICOTE / MADRID
Día 05/12/2014 - 09.19h
Enrique Riobóo, dueño de Canal 33, la emisora de televisión madrileña en la que Pablo Iglesias hizo su programa «La Tuerca» durante un año, asegura que les pagaba «1.500 euros al mes en negro y 500 en A». Riobóo, que acaba de publicar un libro sobre el líder de Podemos, sostiene en varias entrevistas y en su cuenta de Twitter que Pablo Iglesias le exigió cobrar en negro porque tenía «una asociación cultural y que cuantas menos facturas, mejor».
El empresario del sector audiovisual asegura tener las pruebas, recibos firmados, y estar dispuesto a acudir a los tribunales «con las facturas pagadas en negro».
Riobóo sostiene que tuvo que sacar dionero de su propio bolsillo para poder pagar en negro a la productora de Iglesias. También ha acusado al político de estar cobrando 3.000 euros al mes de Irán y lo retó a debatir con él sobre este asunto. «Con el embargo de la UE a Irán, dejé de pagar en negro a Pablo Iglesias, pero él siguió recibiendo dinero iraní», asegura.
Desde Podemos, su portavoz y secretario de Relaciones con la Sociedad Civil y los Movimientos Sociales, Rafael Mayoral, salió ayer en defensa de su líder y tildó las acusaciones de  de «una persona que tiene la intención de vender muchos libros». Mayoral lo atribuyó todo a una «campaña inquisitorial» contra Podemos por parte de algunos sectores y medios de comunicación.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Todo debe discutirse siempre que yo fije el significado de las palabras que yo utilizo y que utilizan los demás.


Test de estrés a los partidos políticos

¿Cómo se plantean recuperar la confianza de los ciudadanos?
Test de estrés a los partidos políticos
EL PAÍS 28 DIC 2014 - 10:27 CET46

“La sociedad pide unión contra los corruptos”.
María Dolores de Cospedal, Secretaria general del Partido Popular.
Para poder recuperar la confianza de los ciudadanos, lo primero que debemos hacer todos los partidos políticos es saber por qué la han perdido.
Qué busca la sociedad en nosotros y qué podemos ofrecer
Una larga y dura crisis económica y los escándalos de corrupción que han sacudido a instituciones y partidos explican gran parte de la desafección ciudadana.
A la dura crisis, los responsables políticos debemos responder con resultados y mejoras en su calidad de vida diaria.
En este punto, el Gobierno del PP está haciendo todo lo que está en sus manos para que la economía reme a favor.
Y los resultados ahí están:
*.- creación de empleo,
*.- sostenibilidad de las pensiones y mantenimiento de una educación, sanidad y servicios sociales públicos, gratuitos y de calidad.
*.- Y frente a la corrupción u otros asuntos que salpiquen a la honorabilidad de los políticos son necesarias medidas para que no vuelva a pasar, que el corrupto devuelva hasta el último céntimo y que todos los partidos nos unamos en esta lucha.
En el PP creemos firmemente en los acuerdos entre los principales partidos para dar respuesta a los temas que más preocupan a los ciudadanos.
Porque la sociedad pide unión para solucionar los temas importantes, nosotros debemos responder con unidad.
Sabemos que la confianza se gana a diario, en contacto permanente con los ciudadanos, se pierde en un segundo y sólo se recupera con compromiso, mucho trabajo y, por supuesto, siempre actuando en pos del bien general. Y eso es lo que hace y hará el PP en su compromiso con los españoles.
Con humildad, trabajo y poco a poco. Y haciendo, no sólo diciendo. Ese es el valor añadido que nos diferencia cuando los ciudadanos exigen formas nuevas a la política y respuestas diferentes a los políticos. Nuestra intención de cambio se mide con actuaciones, no con declaraciones.



“Ser creíbles. Ser limpios y hacer limpieza”. César Luena, Secretario de Organización del PSOE.
ULY MARTÍN
“Hacer”, para el PSOE, es ser creíbles. Y eso pasa por ser limpios y hacer limpieza, ser inflexibles ante la corrupción y apuntar soluciones donde los ciudadanos sólo ven problemas, mejorando las instituciones y descolonizándolas de criterios partidistas.
“Hacer” es también cercanía y sensibilidad con quienes más sufren la crisis, que constituyen una amplísima mayoría social que paga con sacrificios y recortes lo que ni ha roto ni ha llegado a disfrutar.
“Hacer” es, en definitiva, asumir en primera persona la necesidad de cambio seguro, sin miedo ni complejos, para construir un país decente que se reconozca ante el espejo con orgullo y sosteniendo la mirada.
El PSOE ha gobernado 21 años de la democracia.
Sabemos cómo se hace.
Recuperaremos la confianza ofreciendo soluciones realistas y adecuadas, sin inmovilismos ni utopías, y pisando el mismo terreno que pisan el resto de los ciudadanos.
*.- Lo hacemos abriendo nuestras casas del pueblo para compartir con la gente angustias y esperanzas.
*.-  Yendo donde la gente está.
*.- Trabajamos poniendo por delante el interés del 90 por ciento de la ciudadanía y no del 10 por ciento sistemáticamente privilegiado por el PP.
*.- Nuestra receta es muy clara: impecablemente limpios; cerca de la gente; y con soluciones de gobierno realistas en defensa de las clases medias. 


“Destituir a los cargos elegidos que no cumplan”.
Alberto Garzón, Diputado por Málaga y responsable federal de Proceso Constituyente y Convergencia de IU.
JULIAN ROJAS
Desde luego que no existen fórmulas mágicas en este asunto y se equivocará quien se lo plantee como una simple cuestión de maquinaria electoral o mercadotecnia.
En IU trabajamos desde hace tiempo para incrementar la confianza en nuestro proyecto y lo hacemos con hechos.
Concluimos en noviembre un encuentro político programático en el que durante dos meses la militancia, electores y gente que nada tenía que ver con nosotros se volcó para hacernos llegar sus propuestas a fin de incluirlas en el programa electoral para 2015.
El contenido concreto de las líneas maestras de ese programa, que presentaremos en breve, estoy convencido de que servirá también para lograr este fin.
Quienes durante décadas trataron a la gente sólo como alguien que vota cada cuatro años, y tiene que callar y aguantar el resto, puede encontrarse en las próximas elecciones con una merecida respuesta. Vivimos en una sociedad con graves carencias democráticas pero con una madurez política demostrada. Por ello, creemos que se pueden hacer propuestas como la figura del revocatorio, una herramienta para que se pueda destituir a cualquier cargo elegido que no cumpla con su trabajo o con lo prometido.
Para que la gente confíe en aquellos que administran sus intereses hay que hacerla protagonista de la vida política, económica y social, y en eso estamos empeñados.

“Si tiene tiempo, participe, no se olvide de la política”. Irene Lozano, Diputada de UPyD.
BERNARDO PÉREZ
No se me ocurre cómo convencer a la gente para que confíe en los partidos políticos porque los abusos en que han incurrido revisten tal magnitud que no hay argumento suficientemente poderoso.
No se trata de manzanas podridas: el sistema que debió autocontrolarse no lo hizo.
Por eso, porque no me fiaba, me acerqué a la política hace cuatro años.
Fue el día en que pensé: esto lo tenemos que hacer nosotros.
Durante años la gente de mi edad, los que no recordamos la muerte de Franco, pensaba que la política era una cosa fea a la que se dedicaba gente chunga, babeante de lujo y poder.
La profecía se autocumplió.
Sin embargo, la crisis ha hecho a muchos ciudadanos descubrir hasta qué punto la política no trata de esa gente chunga, sino de nosotros: si lo dejamos en sus manos seguirán viviendo a costa de los ciudadanos, y no a su servicio. En ese sentido, los partidos viejos son plenamente de fiar: no van a cambiar jamás.
En UPyD nos remitimos a los hechos: no tenemos ningún imputado por corrupción y somos el partido más transparente, según Transparencia Internacional.
Pero si tiene usted tiempo, mejor participe: cuando los ciudadanos se olvidan de la política, los políticos se olvidan de los ciudadanos.




“No puede ser patrimonio de minorías privilegiadas”. Luis Alegre, Secretario de Participación de Podemos.
B.P.
Podemos no ha nacido para recuperar la confianza de “los ciudadanos” hacia “los políticos”, sino para conseguir que sea la propia ciudadanía la que haga política y participe en las decisiones que nos afectan a todos.
El objetivo es evitar que la política siga siendo patrimonio de unas minorías privilegiadas que miran ante todo por sus propios intereses de casta.
Y estamos modestamente orgullosos de lo que hemos logrado hasta ahora a este respecto: activar la vida política de nuestro país y conseguir que mucha más gente reclame el derecho que nos corresponde, como ciudadanos mayores de edad, a tomar las decisiones por nosotros mismos, sin necesidad de tutelas.
El nivel de participación que hemos movilizado en los distintos procesos da una buena muestra.
Y esto es también lo que queremos poner de manifiesto en la convocatoria del día 31 de enero: Podemos no somos un grupo de dirigentes o portavoces. Podemos es toda la gente que quiere un cambio y que sabe que 2015 es un año crucial para conseguirlo.



“Rendición de cuentas continua”.
Andoni Ortuzar, presidente del PNV de Bizkaia. / L. RICO
Más que recuperar la confianza de la ciudadanía —que afortunadamente no hemos perdido—, lo que pretendemos es seguir ganándonos día a día la que ya tenemos, y ampliarla.
Obviamente, somos conscientes de la crisis de credibilidad que sufre la política en su globalidad, y ni Euskadi ni el PNV es una isla inmune a ella.
Nos preocupa la desafección hacia la clase política y trataremos de contribuir a que la corrupción siga sin aparecer entre las principales preocupaciones de los vascos. ¿Cómo? Perseverando y profundizando en los ejes más genuinos de nuestra trayectoria política, ética y humanista: gestión eficaz, responsable y transparente de la cosa pública. Trasladando esos valores positivos a la sociedad mediante una actuación política intachable de nuestros cargos públicos. También a través de la relación continua y cercana con la gente, con numerosos mecanismos de escucha instalados a pie de calle. Somos un partido que tiene un rígido sistema de incompatibilidades entre cargos públicos y cargos internos. Por eso también es importante que, puertas adentro del partido, tengamos mecanismos de prevención eficaces y radicales contra la corrupción (acabamos de renovar nuestros Estatutos en ese sentido). Igualmente, en nuestro sistema es fundamental la participación de nuestros afiliados y afiliadas en la elección de candidatos, proceso que se realiza con un control exhaustivo y que conlleva una rendición de cuentas continua de todos los cargos públicos ante nuestros órganos internos.

“Más transparencia y más democracia interna". Albert Rivera, Secretario general de Ciudadanos. ALBERT GARCIA
El principal problema que tiene hoy España, incluso a veces por encima de la crisis económica, es la crisis de confianza de los ciudadanos en sus cargos públicos y en sus instituciones democráticas.
Por eso creo que hay que afrontar una serie de reformas urgentes que ni el PP ni el PSOE ni los nacionalistas quieren hacer ni pueden por haber perdido autoridad moral.
*.- Reformar los partidos políticos y hacerlos transparentes a la sociedad y democráticos internamente;
*.- una ley electoral para poder escoger partidos y personas y que los votos valgan igual;
*.- una reforma del sistema judicial para que los jueces y los fiscales no sean puestos y quitados por los partidos políticos;
*.- un pacto nacional por la educación para formar a la gente en valores democráticos…
*.- Además, estoy convencido de que la mayoría de los españoles, al margen de ideologías o partidos, querrían ver esta segunda transición; una transición ciudadana para que la gente vuelva a confiar en los políticos. Yo lo resumo con una imagen: los que estamos en un cargo público tenemos que volver a poder mirar a los ojos a los ciudadanos sin bajar la mirada y comprometidos con los que nos pagan el sueldo.


“Abiertos, asamblearios, austeros y transparentes”. Lluís Salvadó, Secretario general adjunto de ERC
Lluís Salvadó, secretario general de ERC. / QUIQUE GARCIA (AFP)
El principal y mejor argumento con el que intentamos generar confianza en el ciudadano es con el ejemplo de nuestros cargos elegidos y con la propia gestión del partido: una cultura interna que propicia las buenas prácticas y el control estricto de las malas prácticas; austeridad y transparencia.
Con una larga trayectoria en la política como partido, podemos presentar un expediente inmaculado en casos de corrupción habiendo ostentado responsabilidades en el Gobierno catalán, diputaciones y centenares de Ayuntamientos.
Hoy, ERC dispone de 1.400 representantes locales con 150 alcaldías.
ERC a finales de 2014 tendrá una deuda de 300.000 euros.
Con una organización muy austera no dependemos para nuestro funcionamiento ni de donaciones externas ni de las entidades bancarias.
Impulsamos políticas de transparencia en la gestión pública, y una cultura de austeridad de nuestros cargos y de proximidad con el ciudadano.
La toma de decisiones en nuestra organización, desde siempre, se lleva a cabo desde las bases del partido, con una organización de perfil asambleario y de bajo perfil jerárquico.
La mayoría de decisiones se abren a los “amigos” (personas que se registran para la protección de datos y que demandan participar, sin ninguna obligación económica), introduciendo la fórmula de primarias para la elección de candidatos.
En la medida que somos capaces intentamos hablar con el ejemplo, actuando como una organización abierta, asamblearia, austera y transparente.


domingo, 28 de diciembre de 2014

sábado, 27 de diciembre de 2014

Una candidatura interna de Podemos presenta una demanda civil contra el partido

Juan A. Aguilera, presentó su candidatura a secretario general de Podemos Madrid.
Tras ser invalidada por la Comisión de Garantías Democráticas del partido, Aguilera ha denunciado a Podemos por vulneración de sus derechos fundamentales de igualdad, libertad ideológica y derecho de asociación.

El miembro de Podemos, Juan A. Aguilera, ha presentado una demanda civil contra su propio partido por vulneración de sus derechos fundamentales de igualdad, libertad ideológica y derecho de asociación.
Esta acción tiene lugar después de que la Comisión de Garantías Democráticas del partido invalidara su candidatura, Madrid Integral y Democrático, junto a otras 20 personas, a la elección de los órganos internos de candidaturas a los Consejos Ciudadanos Municipales, en este caso de Madrid, según publica este sábado El Mundo.
Podemos alega que la candidatura venía de otro partido político y que no compartían el principio del grupo de "impulsar el laicismo"

Para anular la candidatura, el Comité de la formación argumentó que la candidatura de Aguilera a secretario general de Podemos Madrid vulneraba dos principios del Código Ético de Podemos:
*.-  el primero es que Aguilera y el resto de la candidatura “forman parte activa desde hace más de tres décadas del grupo Prometeus”, grupo con “línea política propia y con reconocido y notable afán por influir políticamente en otros movimientos ciudadanos y que dicha participación podría “representar intereses personales, económicos o políticos ajenos a los que correspondan en cada caso al cargo electo en cuestión”.
La Comisión de Podemos señalaba además que el candidato “estaba afiliado a otro partido hasta hace dos meses”, y que los miembros de Prometeus se trasladaron directamente de una lista a otra.
*.- El segundo motivo por el que no superan el filtro de la Comisión es porque “contradicen” el principio del grupo de “impulsar el laicismo”, dado que Prometeus se define como “defensor de lo 'esotérico' e 'iniciático', lo que contradice la obligación de los candidatos a defender el laicismo”.

Los demandantes consideran que la decisión vulnera “la Constitución Española, la Ley Orgánica de Partidos Políticos"
La decisión del partido, según los demandantes, vulnera “la Constitución Española, la Ley Orgánica de Partidos Políticos y los derechos fundamentales de igualdad, libertad ideológica y derecho de asociación”. El abogado de los demandantes cree que las razones de exclusión no están justificadas, dado que el grupo busca “un punto de encuentro y reflexión” y que pertenecieran a otro grupo “no les impide formar ningún grupo político como Podemos”.
Desde la formación añaden que se les excluyó por un tercer motivo: “porque su programa político está en desacuerdo con el que se aprobó en la Asamblea Ciudadana de Podemos”, algo que niegan los demandantes, que según explicó una integrante de la candidatura, se adhirieron a las tesis de la asamblea. Además, añade que se les “excluye por una cuestión de ideología de nuestra vida privada”.


ELECCIÓN DE LOS CONSEJOS MUNICIPALES
Demandan a Podemos Madrid por vulnerar los derechos
GACETA.ES
Sábado, 27. Diciembre 2014 - 15:05
La lista de la plataforma Madrid Integral y Democrático quedó suspendida por la militancia de sus miembros en otro grupo, al que acusan de proselitismo.
Podemos está sometiéndose a la elección de los Consejos Municipales en diversas poblaciones de España, como paso previo a la elección de candidatos para las próximas elecciones municipales, que tendrán lugar el 25 de mayo. Podemos no se presentará como tal a las elecciones, sino que se cobija bajo el paraguas de Ganemos, una coalición de diversas formaciones de izquierdas. Con este movimiento, Podemos mantiene intacta su marca, y podrá decir que todos los éxitos que tenga serán suyos, mientras que los fracasos los achacará al resto de miembros de la coalición.
Es una estrategia bien diseñada, pero que tiene sus riesgos. Uno de los principales, y una preocupación de la cúpula de Podemos desde el principio, es la participación democrática en su partido de ciudadanos que ellos no controlen, o que utilicen la plataforma de Podemos para otros intereses.
Este conflicto entre mantener una organización abierta y mantener el férreo control de la misma por parte de los fundadores se está viendo en Madrid. En la capital de España está teniendo lugar los comicios constituyentes de los Consejos Municipales de Podemos en Madrid, y según informa Confilegal, “podrían ser invalidados si prospera la demanda presentada por Juan Antonio Aguilera y Judith Lerena”.
Los dos son militantes de Podemos y han presentado su propia candidatura, bajo el nombre Madrid Integral y Democrático (MID), pero la Comisión de Garantías Democráticas de Podemos la invalidó el pasado 5 de diciembre. El motivo que alegó la Comisión para rechazar la candidatura es que Judit Lerena y los otros 22 miembros de la lista forman parte de la Escuela Iniciática Prometeus, que define como “un grupo con línea política propia y con reconocido y notable afán por influir políticamente de manera organizada en otros movimientos sociales”.
Juan Antonio Aguilera, que militaba en Izquierda Unida hasta hace un par de meses, considera que MID no ha violado ninguna de las normas internas de Podemos. Y ha denunciado al partido por la vulneración de los derechos constitucionales de igualdad, libertad religiosa y derecho de asociación.
De prosperar esta demanda contra Podemos, los comicios que se celebran desde el viernes y hasta el próximo martes podrían quedar invalidados.

Caballo de Podemos.

El caballo de Troya fue un artilugio con forma de enorme caballo de madera que se menciona en la historia de la guerra de Troya y fue usado por los griegos como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya.

Entradas interesantes




viernes, 26 de diciembre de 2014

Sin NIF no vale



Aviso a navegantes.

Descalabro de CiU, ERC primera fuerza e irrupción de Podemos
El proceso soberanista pasa factura al nacionalismo catalán
ICV se desangra en intención de voto en beneficio del movimiento de Pablo Iglesias
El PSC se mantiene como tercera fuerza pero amenazado por Podemos
Ciudadanos frena la progresión que alcanzó en las autonómicas
El PP sigue a la baja con cuatro puntos menos que en las autonómicas
Las elecciones en Cataluña fragmentarán aún más el Parlament




jueves, 25 de diciembre de 2014

¿Le salen las cuentas a Podemos? Le salen

 ¿Le salen las cuentas a Podemos?
Francisco Moreno, Ramiro Obedman y Juan Carlos Barba
Miembros del Círculo de Economía, Ecología y Energía de Podemos

Podemos ha irrumpido en el escenario político con una serie de propuestas que la mayor parte de los analistas consideran bien intencionadas, ya que permitirían paliar el impacto que la crisis ha tenido sobre los sectores más vulnerables de la sociedad.
No obstante, estos mismos analistas serios y rigurosos nos alertan de que las propuestas heterodoxas de Podemos requieren ingentes recursos para ser financiadas, y por tanto provocarían un incremento descomunal del déficit público y de la deuda.
Esto dispararía a su vez la prima de riesgo por encima de los niveles que nos quitaron el sueño durante los últimos meses del gobierno de Zapatero y durante la primera mitad de la legislatura de Rajoy y, en un efecto bola de nieve, las cantidades que habría que pagar en concepto de intereses a nuestros prestamistas, lo que requeriría a su vez más déficit y más deuda para financiarlos a unos tipos cada vez más altos.
En fin, una pesadilla.

Por el contrario los “bien intencionados” economistas de Podemos, en una suerte de discurso propio de la lechera de la famosa fábula, repiten una y otra vez que todas sus fantásticas medidas se financiarían llevando dos indicadores económicos a los niveles medios de la Unión Europea: la presión fiscal (demasiado baja en España) y el fraude fiscal (demasiado alto).
¿Tiene algún fundamento la argumentación de los economistas de Podemos frente al consenso generalizado de los medios serios y rigurosos?
¿Hay alguna base para pensar que es posible recaudar más o reducir el fraude?
Y si fuésemos realmente capaces de recaudar más, ¿tiene sentido pensar que la recaudación adicional permitirá sufragar tantas buenas causas?
En un ejercicio previo a los pertinentes estudios econométricos o a las necesarias memorias económicas que en su caso tendrá que elaborar el Ministerio de Hacienda, ¿se ha hecho alguna estimación del coste de las medidas que plantean y se ha contrastado con la supuesta recaudación adicional? ¿Alcanzará la “plata”?

Ingresos adicionales o de dónde estos muchachos pretenden sacar la pasta
Vayamos paso a paso.

En primer lugar, ¿cuál es el objetivo de recaudación adicional de los economistas de Podemos?
Aproximadamente 92.000 millones de euros.
¿De dónde deberían salir?
De equiparar la presión fiscal española (que en 2013 fue de un 37,8% del PIB) a la media de la Eurozona (un 46,8% del PIB también en 2013).
Podemos no aspira por tanto a converger con Suecia, Finlandia o cualquiera de esos países escandinavos con presiones fiscales altísimas, sino con el promedio de los países que utilizan el euro. No parece un objetivo descabellado, más bien cabría considerarlo de sentido común: recaudar aproximadamente lo mismo para disfrutar servicios públicos de calidad similar.
Bien, pero, ¿cómo lo hacemos?.¿Qué propuestas concretas plantea Podemos para conseguirlo?
1. Reducir el fraude fiscal a los estándares europeos.
Para ello Podemos plantea una medida muy simple: incrementar el número de inspectores de hacienda.
En España se dispone de un inspector por cada 1.958 habitantes, frente a los 942 de Francia, los 740 de Alemania y los 574 de Luxemburgo. No parece extravagante pensar que si ponemos más inspectores a perseguir a los que defraudan será posible reducir el fraude. Además, estima el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, que el 72% del fraude fiscal está concentrado en las 3.000 mayores empresas y fortunas, lo que debería ser una ventaja ya que es posible poner foco en un sector muy acotado de los contribuyentes.
Podemos tendrá que apoyar con firmeza a los técnicos de Hacienda, de modo que no se repitan espectáculos como el de la inspectora cesada por intentar imponer una sanción millonaria a la multinacional Cemex.
Para que estos recursos adicionales sean aún más efectivos Podemos tendrá que impulsar una serie de reformas legislativas que refuercen la capacidad inspectora, tales como la ampliación del límite máximo del procedimiento inspector para grandes empresas (un año ampliable a dos en la actualidad, insuficiente dada la sofisticación de los delitos cometidos por las grandes corporaciones) o la ampliación también del plazo de prescripción de los delitos fiscales.
Asimismo tendrá que apoyar con firmeza la labor de los técnicos del Ministerio de Hacienda, de modo que no se repitan espectáculos bochornosos como el acontecido a finales de 2013 cuando una inspectora fue cesada por intentar imponer una sanción millonaria a la multinacional mexicana Cemex.
Si todas estas medidas resultaran efectivas y convergiéramos con Europa en porcentaje de fraude fiscal, este pasaría del 25% al 15% del PIB, lo que según estima Gestha permitiría recaudar aproximadamente 34,400 millones de euros adicionales.
Pero, ¿de dónde saldrían los restantes 57,600 millones?

2. Incrementar los impuestos con criterios de progresividad y equidad.
En esto momentos el grueso de la carga fiscal en España descansa sobre las clases medias a través del IRPF, que grava fundamentalmente el trabajo asalariado, y el IVA, que trata a todos los ciudadanos por igual, independientemente de su renta.
Otras figuras impositivas han ido desapareciendo o han reducido de forma sustancial su participación en la tarta recaudatoria.
Es el caso de los impuestos de sucesiones y patrimonio. En lugar de eliminarlos resulta necesario una actualización de los mismos para gravar de forma justa a las grandes fortunas, y que estos impuestos cumplan su función social y económica redistributiva.

El impuesto de sociedades se ha visto mermado mediante toda una serie de deducciones que reducen el tipo general del 30% a un tipo efectivo del 10% (de los más bajos entre los países desarrollados) y que entre las 3.000 mayores empresas se sitúa en el 3,5%. Asimismo los “ajustes por consolidación” que según el Informe Anual de Recaudación Tributaria de 2013 experimentaron un incremento anual de casi 30.000 millones de euros con respecto a 2012, hasta alcanzar los 69.220 millones de euros, reflejan una potencial elusión fiscal en torno a los 20.000 millones de euros.

Las rentas del capital constituyen otro foco de injusticia fiscal palmaria, pues mientras el tipo impositivo máximo para las rentas del trabajo se sitúa en el 45%, las rentas del capital, independientemente de su cuantía, tributan a un tipo máximo del 21% y en el caso de las SICAV se quedan en un insignificante 1%. Reducir la diferencia en el tratamiento fiscal entre unas y otras rentas, tal como ha hecho David Cameron en el Reino Unido, no parece un experimento revolucionario.

También el IRPF es susceptible de mejoras de calado, que van desde un incremento de la progresividad, introduciendo más tramos que permitan gravar en mayor medida a las rentas altas, hasta la supresión de desgravaciones tales como las aportaciones a planes de pensiones privados, que tienen un coste elevado en términos de recaudación y únicamente benefician a las rentas medias y altas.

En definitiva, es razonable concluir que la legislación fiscal en nuestro país presenta toda una serie de ámbitos de mejora entre los cuales los mencionados anteriormente constituyen solo una serie de ejemplos. Existe en nuestro entorno geográfico y político toda una legislación y experiencia práctica de la que es posible nutrirse para adoptar los mejores estándares que permitan a nuestro país converger con el resto de los países que comparten el euro. Recuperar ese 5-6% del PIB en ingresos fiscales sería por tanto un objetivo alcanzable siempre que exista voluntad política para llevarlo a cabo, más allá de las evidentes resistencias con las que se enfrentará el gobierno que lo impulse. En cualquier caso, de nuevo, hablamos de medidas razonables que nos acercan a lo mejor de la identidad europea, y en ningún caso de quimeras irresponsables que pongan en riesgo la estabilidad económica.

Incremento de los gastos y la inversión o de los quijotescos lances en los que pretenden embarcarnos

Bien, nos hemos convertido en ejemplares ciudadanos europeos que pagan sus impuestos. A ello
nos ha ayudado un reforzado cuerpo de inspectores fiscales que cuenta con todo el apoyo de la ley y del ejecutivo. Nuestros millonarios se han visto poseídos por el espíritu de Warren Buffet y han decidido colaborar con la patria en función de su capacidad económica, al igual que las grandes empresas en aplicación de sus modernas políticas de Responsabilidad Social. A ambos les ha ayudado también la profunda reforma fiscal a la europea implantada por el nuevo Gobierno de Podemos. No obstante todos sabemos ya a día de hoy que esos 92.000 millones no van a dar ni para empezar. Cualquiera de las disparatadas medidas que emprenderán los ministros del joven gobierno arrasará con esos ingresos adicionales.
Podemos plantea nacionalizaciones para garantizar los derechos básicos de los ciudadanos. Es paradigmático el caso del sector eléctrico y la pobreza energética, que está afectando gravemente a colectivos donde abundan niños y ancianos.
¿Es esto cierto? ¿Son tan devastadoramente despilfarradoras las medidas que Podemos plantea? Evaluemos brevemente las más severamente criticadas entre estas medidas heterodoxas que hacen cundir el pánico en platós de televisión y debates radiofónicos, y veamos si es posible encontrar argumentos que infundan confianza en nuestros queridos tertulianos antes de que tenga que hacerlo por nosotros el director adjunto del Financial Times.

1. Reforma de las pensiones.
Sobre la jubilación existe un debate en el que confrontan las supuestas evidencias demográficas con los argumentos que sostienen que es la productividad la que determina que la población se tenga que jubilar antes o después.
También resulta interesante contrastar las reformas que aplicamos en España con el reciente adelanto de la edad de jubilación en Alemania a los 63 años o como Francia la mantiene a los 62.
(…) Sin embargo, más allá de este interesante debate nos gustaría poder estimar el coste que tendría elevar las pensiones contributivas de menor cuantía hasta el salario mínimo interprofesional para comprobar si es viable su financiación.
Si tenemos en cuenta el número de pensiones afectadas y su cuantía media según datos de la Seguridad Social para 2013 el coste estimado de esta medida sería de 5.228 millones de euros.
Adicionalmente, y si bien Podemos parece descartar esta medida a corto plazo, en el programa a las Elecciones Europeas propuso rebajar la edad de jubilación a los 60 años.
Si esta medida se aplicase aproximadamente un millón de personas pasarían a jubilarse de forma anticipada, lo que, dada la pensión media, supondría algo más de 17 mil millones. A esto habría que restarle subsidios por desempleo (de quienes encuentran nuevos puestos de trabajo) y pago de impuestos de los nuevos empleados. En total podría estimarse el coste en aproximadamente 8-9 mil millones. Si a esto sumamos los 5.228 millones correspondientes a elevar la pensión contributiva mínima al salario mínimo interprofesional el coste estimado de la reforma de las pensiones sería de aproximadamente 14.000 millones de euros.

2. Renta básica.
El programa de Podemos para las Elecciones Europeas propuso la Renta Básica Universal (RBU).
No obstante no es menos cierto que incluso la Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Básica estatal que en estos momentos recoge firmas plantea una implantación en fases donde en un primer momento se establecería una renta básica condicionada para evolucionar con posterioridad al objetivo máximo que supone la RBU.

(…) No obstante, asumamos que en el marco de una implantación en fases de la Renta Básica Podemos decide establecer en una primera legislatura una Renta Básica condicionada destinada a las familias en proceso de exclusión severa.
Por ejemplo, aplicar en todo el país un sistema equivalente a la Renta de Garantía de Ingreso que funciona en el País Vasco y que garantiza una renta de 650 € mensuales para una
persona que viva sola, o 1.000 para una pareja con dos niños, además de una prestación complementaria para vivienda de 220 € en los casos necesarios.
Si extrapolamos a partir del coste del programa vasco que cubre unas 68.000 hogares, y es de aproximadamente 480 millones de euros al año, a un número aproximado de 1,6 millones de hogares estimados según datos del INE para 2013, el coste sería de aproximadamente 11,000 millones de euros anuales.

3. Nacionalización de los sectores estratégicos de la economía.
Esta es otra de las medidas que, según los sesudos seguidores de Friedrich Hayek e incluso algún que otro neo-keynesiano, descapitalizaría el estado con sólo publicar un par de líneas en el BOE.
Más allá de la posibilidad de controlar una empresa con un porcentaje significativo pero mínimo de las acciones, tal como hace por ejemplo la familia Botín en el Banco de Santander, o de la oportunidad de recordar cómo no pocos gobiernos europeos controlan a día de hoy sectores estratégicos de la economía, sin visos de que tengan pensado perder dicho control; es necesario evaluar por qué Podemos plantea asumir el control de determinadas empresas y la probabilidad de que dichas nacionalizaciones se consumen.

El principal motivo por el cual Podemos plantea nacionalizaciones es para garantizar los derechos básicos de los ciudadanos.
Es paradigmático el caso del sector eléctrico y la pobreza energética, que está afectando gravemente a colectivos vulnerables donde abundan niños y ancianos.
En este sentido Podemos plantea que, aún asumiendo la necesidad de redefinir un plan energético nacional y de revisar los acuerdos con las empresas energéticas en materias tales como el polémico déficit tarifario, a corto plazo sería necesario implantar medidas sencillas de impacto inmediato contra la pobreza energética tales como la prohibición de cortar el suministro por impago entre el 1 de octubre y el 1 de abril.
En este sentido, ¿necesitará un gobierno de Podemos nacionalizar las empresas energéticas para hacer efectiva una medida destinada a proteger a los sectores más vulnerables y que por lo demás está en vigor en países democráticos de nuestro entorno como Holanda?
¿Está el sector energético en condiciones de plantear batalla por una medida humanitaria de sentido común como esta?
Es muy probable que no, y muy probable por tanto que Podemos pueda llevar adelante sus medidas de rescate ciudadano que impacten en la regulación de determinados sectores empresariales sin tener que acometer nacionalizaciones. Por lo tanto, en un momento en el que la política de gastos exigirá establecer prioridades y controlar el déficit en aras de la suficiencia fiscal es fácilmente asumible que Podemos podrá llevar adelante su programa de políticas sociales, e incluso otros más ambiciosos tales como los relacionados con la reforma del sector energético, sin nacionalización de empresas.

Podemos plantea también otras medidas de incremento de gastos e inversión pública, tales como la extensión de la red de asistencia social, la mejora de la calidad educativa y su ampliación a la franja de edad entre los 0 y los 3 años o políticas activas destinadas a mejorar nuestro modelo productivo excesivamente vinculado al turismo o la construcción, si bien ninguna de estas propuestas resulta tan polémica como las anteriores y con mayor o menor sinceridad todos los partidos aceptan que al menos comparten el fin último de las mismas y de una u otra forma las integran en sus programas. Por tanto, no las consideraremos en este análisis que quedaría por tanto limitado a las tres líneas de actuación anteriormente comentadas y que son sin duda las que más controversia han suscitado en los medios.

En definitiva, las medidas más heterodoxas del programa de Podemos en materia de gastos tendrían un coste aproximado de 25.000 millones de euros mientras que el objetivo de recaudación adicional gracias a la lucha contra el fraude y una fiscalidad más equitativa sería de 92.000 millones de euros, si bien sabemos que esa recaudación adicional no llegará de un día para otro y será el resultado de un trabajo intenso que dará frutos a lo largo de los años de gobierno.
A diferencia de lo que establece el discurso dominante en muchos medios de comunicación donde se trata de reducir Podemos a una caricatura, la conclusión es que si consideramos de forma pragmática el coste de las propuestas más polémicas de Podemos frente a los ingresos adicionales esperados, el enfoque de Podemos es prudente y su viabilidad está fuera de dudas