jueves, 31 de diciembre de 2015

domingo, 27 de diciembre de 2015

El maltrato psicológico 2



El maltrato psicológico se suele manifestar como un largo proceso en donde la víctima no aprecia cómo el agresor vulnera sus derechos, cómo le falta al respeto, la humilla y la víctima va progresivamente perdiendo autoestima y seguridad en sí misma.
El inicio es variable, depende de las personas que configurarán la relación y de circunstancias diversas.
Unos maltratadores comienzan en el noviazgo a dar muestras de señas de violencia psicológica, otros empiezan a mostrar algunos signos tras el embarazo del primer hijo o de repente sin haber una señal propiamente dicha la persona es otra para su pareja o los que le rodean.
En el caso de parejas hay una etapa de atracción o enamoramiento en la que la víctima no se da cuenta de ciertas señales que no pasarán desapercibidas para otros.
Desde un control de la imagen, un sentido de posesión exagerado o ciertas señales que conviene hacer patentes para que la víctima no se vaya sumergiendo en una situación de caos e indefensión.
Casi todos reconocemos los insultos, las continuas comparaciones para descalificarnos, el tono de voz duro y desagradable, un volumen alto con el ejemplo clásico de los chillidos y gritos, la mirada fija, la risa sarcástica y sabemos distinguir una cara de asco cuando nos hablan.
Estos signos a los que restamos importancia van provocando en nosotros malestar interno y profundo.
Es interesante analizar los aspectos no verbales y no quedarse meramente con el mensaje que nos llega de nuestro interlocutor.
A veces hay esposas y esposos que se sorprenden de lo que ha sucedido porque han pasado por alto este aspecto tan importante de la comunicación. Sólo notaban cierta desazón tras una frase como un te quiero. No analizaban los gestos y su incongruencia con el mensaje trasmitido.

Frente al maltrato psicológico hay una serie de respuestas adecuadas que pueden limitar el incremento de la respuesta agresiva de nuestro interlocutor o si no al menos, serán alarma que nos avisarán qué lo mejor es marcharse.
Este tipo de respuestas se suelen aprender en sesión clínica de cara a afrontar la ruptura y rehacer una posible vida nueva de pareja.
En las siguientes líneas se muestran ejemplos de esa comunicación que vulnera nuestros derechos básicos y qué a la larga merman nuestra autoestima:

*.- · Moralización: Es una forma muy sutil de control.
La persona se cree dueña de la verdad absoluta y juzga a los demás con su baremo. Lo hace con palabras paternalistas, desde el prisma es que es una persona respetable. "Una buena esposa es la que da placer a su marido aunque no le apetezca, así que vete preparándote".
“Un buen padre debe velar por sus hijos, y si pienso que debes estudiar medicina en vez de dedicarte a la pintura lo hago por tu bien".

· Interpretar: Este tipo de comunicación supone que la persona que habla hace una lectura de pensamiento del otro. "No vas a dormir conmigo porque estás vengándote de lo de ayer". "Seguro que piensas que no soy capaz de hacerlo yo sola".

· Tergiversación: El receptor sospecha de la intención del emisor y reacciona como si éste fuera a criticarlo. Ante la frase: "Hoy la comida está buena" la respuesta agresiva sería: "Quieres decir suelo cocinar mal, ¿no es eso?".

· Interrogar: La persona agresiva se dedica a preguntar en plan policiaco. Muchas veces está el tema de los celos como tema de este tipo de preguntas. "¿Puedes darme una buena explicación por la qué entienda yo que has llegado a las 17:35 y no a las 17:30 como quedamos?¿No te estarás viendo con esa?¿Qué?¿Es buena en la cama?".

· Mandar u ordenar: Imaginemos por un instante que nuestra pareja tiene la costumbre de mandar hacer o lo que es lo mismo, de ordenar. Una persona normal se dará cuenta de qué él otro podría hacer muchas cosas que delega y lo qué es más molesto, es la forma de expresión tan negativa añadiendo a ello una creencia de superioridad implícita. Frases cómo: "Quiero que me planches los pantalones con raya, cómo a mí me gustan, ¿es qué tu no sabes nada?". El maltratador piensa que el respeto de los demás se obtiene de esta forma, sometiendo a la gente a su voluntad y la mayoría de las veces no practica con el ejemplo, es decir le gusta que le hagan pero no le gusta hacer.

· Imponer soluciones: El individuo toma la decisión sin consultar a los demás miembros de la familia o a la pareja. "A mí me apetece ir a Madrid en vacaciones, así qué para qué hablar más. Lo he dicho yo y basta"."Donde manda patrón no manda marinero".

· Criticar: Existen dos tipos de crítica, la constructiva o sugerencia y la crítica destructiva. Nos centraremos en esta última, que provoca un malestar en la persona que la recibe. La primera sirve para buscar una solución, la segunda se basa en la confrontación. "Si no fueras un calzonazos, ya tendríamos la casa en la Sierra y yo no tendría que trabajar"."Eres una pesada, todo el día hablando de tu madre.¿Te he hablado alguna vez de mi familia sin qué me lo preguntaras?".

· Ridiculizar: Burlarse del otro en algún aspecto. "Te molesta qué bailé con Alberto, tu compañero de trabajo en la cena, ya? pero sí tú eres un pato mareado y además no te gusta bailar, en cambio él es como Fred Astaire y yo me siento como Ginger en una de sus películas. Mira el vestido que me compré, ¿crees qué estando sentada contigo, un patoso con cara de payaso, me iba a poder lucir en la fiesta de tu empresa?".

· Despreciar: Menospreciar al otro individuo. "¡Eres una inútil, no haces nada a derechas!". "Una chica tan estrecha, me estás haciendo perder el tiempo".

· Reprender: La persona en vez de sugerir cambios, directamente critica de forma destructiva: "La tortilla es una bazofia, está intragable, eres malísima cocinando y me tienes harto, parece que lo haces aposta. Mi madre, esa sí qué sabe".

· Amenaza o coacción: En el maltrato psicológico que lleva años es muy típico encontrar que el agresor o agresora amenaza o coacciona si no se cumple algo con hacer o dejar de hacer algo. Es bueno recordad que el Código recoge la figura de las amenazas y coacciones cómo delito, esto muchas veces se pasa por el calor de la discusión. "Si me abandonas, te mato". "Cómo no calles a ese asqueroso mocoso, le parto la cara".

· Culpabilizar y hacerse la víctima: Este fenómeno es muy corriente. El agresor proyecta su agresividad en la víctima y se percibe como inocente. "Ella me provoca, soy un hombre y debo responder así, si la pego o me enfado es porque me saca de mis casillas, ella se lo ha buscado. Es la verdadera culpable, además una paliza o qué la pongan en su sitio le viene bien".

· Pseudoaprobación: La persona aparenta comprensión pero deja un poso de culpabilidad en la persona que la escucha?Sí es cierto qué tu madre está en el hospital, lo entiendo, sé qué la quieres, bueno? y está su marido, qué esa es "aquí te espero, estaré solo, esperándote, echándote de menos para que me hagas la cena, pero lo entiendo, ella es lo primero para ti. Vete cariño".

· Tranquilizar: La persona tras haber hecho algo malo, tiende a indicar qué la otra está nerviosa, qué no controla sus emociones y ella le pide qué se tranquilice, demostrando lo buena persona qué es. "Sí, estaba con Ana en la cama, tranquilízate, estás histérica...si no es para tanto. Te sentirás mejor cuando me vista y nos vayamos a casa, tranquilízate. Te pones nerviosa por tonterías.".

· Retirarse: Hay un tipo de agresividad que se caracteriza por la pasividad, por la falta de compromiso para arreglar la situación. "Me molesta verte así, me voy no sé cuándo volveré. No te molestes en esperarme, a lo mejor ni vengo en varios días". Se trata de una respuesta pasivo-agresiva muy difícil de rectificar en la persona que elude el conflicto. Imaginemos que hablamos sobre un tema importante y de golpe el otro sin dar una explicación.

La agresividad verbal puede ser muy sutil o en cambio puede ser el típico repertorio de insultos. Se puede hablar de agresividad cuando la forma de hablar casi siempre es para desvalorizar al otro, no por un insulto aislado.
El problema cuando se detecta deberá consultarse a especialistas para que se tomen las medidas oportunas. Al ser un tipo de conducta muy difícil de probar requeriremos la actuación de profesionales si se decide una ruptura no conciliatoria.

Es muy importante el apoyo de psicólogos especializados en temas de pareja, maltrato o victimiología. Será preciso descartar la posibilidad de que la autoestima se haya deteriorado o qué aparezca un cuadro psicológico derivado de este tipo de relación negativa.


Vega Funes Martínez

La gran coalición

Un pacto entre las tres fuerzas inequívocamente democráticas, proeuropeas y modernas —PP, PSOE y Ciudadanos— exige realismo, generosidad y espíritu tolerante
MARIO VARGAS LLOSA 27 DIC 2015 - 00:00 CET
Todo el mundo parece de acuerdo en que las recientes elecciones en España acabaron con el bipartidismo y una inequívoca mayoría parece celebrarlo.
Yo no lo entiendo.
La verdad es que ese período que ahora termina en el que el Partido Popular y el Partido Socialista se han alternado en el poder ha sido uno de los mejores de la historia española.
La pacífica transición de la dictadura a la democracia, el amplio consenso entre todas las fuerzas políticas que lo hizo posible, la incorporación a Europa, al euro y a la OTAN y una política moderna, de economía de mercado, aliento a la inversión y a la empresa produjo lo que se llamó “el milagro español”, un crecimiento del producto interior bruto y de los niveles de vida sin precedentes que hizo de España una democracia funcional y próspera, un ejemplo para América Latina y demás países empeñados en salir del subdesarrollo y del autoritarismo.
Es verdad que la lacra de esos años fue la corrupción. Ella afectó tanto a populares como socialistas y ha sido el factor clave —acaso más que la crisis económica y el paro de los últimos años— del desencanto con el régimen democrático en las nuevas generaciones que ha hecho surgir esos movimientos nuevos, como Podemos y Ciudadanos, con los que a partir de ahora tendrán que contar los nuevos Gobiernos de España.
En principio, la aparición de estas fuerzas nuevas no debilita, más bien refuerza la democracia, inyectándole un nuevo ímpetu y un espíritu moralizador.
Acaso el fenómeno más interesante haya sido la discreta pero clarísima transformación de Podemos que, al irrumpir en el escenario político, parecía encarnar el espíritu revolucionario y antisistema, y que luego ha ido moderándose hasta proclamar, en boca de Pablo Iglesias, su líder, una vocación “centrista”.
¿Una mera táctica electoral? Tengo la impresión de que no: sus dirigentes parecen haber comprendido que el extremismo “chavista”, que alentaban muchos de ellos, les cerraba las puertas del poder, e iniciado una saludable rectificación.
En todo caso, el mérito de Podemos es haber integrado al sistema a toda una masa enardecida de “indignados” con la corrupción y la crisis económica que hubieran podido derivar, como en Francia, hacia el extremismo fascista (o comunista).
¿Y ahora qué ?.
 El resultado de las elecciones es meridianamente claro para quien no está ciego o cegado por el sectarismo: nadie puede formar Gobierno por sí solo y la única manera de asegurar la continuidad de la democracia y la recuperación económica es mediante pactos, es decir, una nueva Transición donde, en razón del bien común, los partidos acepten hacer concesiones respecto a sus programas a fin de establecer un denominador común.
El ejemplo más cercano es el de Alemania, por supuesto. Ante un resultado electoral que no permitía un Gobierno unipartidista, conservadores y socialdemócratas, adversarios inveterados, se unieron en un proyecto común que ha apuntalado las instituciones y mantenido el progreso del país.
¿Puede España seguir ese buen ejemplo?
 Sin ninguna duda; el espíritu que hizo posible la Transición está todavía allí, latiendo debajo de todas las críticas y diatribas que se le infligen, como han demostrado la campaña electoral y las elecciones del domingo pasado que (salvo un mínimo incidente) no pudieron ser más civilizadas y pacíficas.
La aparición de Podemos y Ciudadanos no debilita la democracia sino que la refuerza
Sólo dos coaliciones son posibles dada la composición del futuro Parlamento, el PSOE, Podemos y Unidad Popular, que, como no alcanzan mayoría, tendría que incorporar además algunas fuerzas independentistas vascas y/o catalanas.
Difícil imaginar semejante mescolanza en la que, como ha dicho de manera categórica Pablo Iglesias, el referéndum a favor de la independencia de Cataluña sería la condición imprescindible, algo a lo que la gran mayoría de socialistas y buen número de comunistas se oponen de manera tajante.
Pese a ello, no es imposible que esta alianza contra natura, sustentada en un sentimiento compartido —el odio a la derecha y, en especial, a Rajoy— se realice. A mi juicio, sería catastrófica para España, pues probablemente las contradicciones y desavenencias internas la paralizaría como Gobierno, retraería la inversión y podría provocar un cataclismo económico para el país de tipo griego.
Por eso, creo que la alternativa es la única fórmula que puede funcionar si las tres fuerzas inequívocamente democráticas, proeuropeas y modernas —el Partido Popular, el Partido Socialista y Ciudadanos—, deponiendo sus diferencias y enemistades en aras del futuro de España, elaboran seriamente un programa común de mínimos que garantice la operatividad del próximo Gobierno y, en vez de debilitarlas, fortalezca las instituciones, dé una base popular sólida a las reformas necesarias y de este modo consiga los apoyos financieros, económicos y políticos internacionales que permitan a España salir cuanto antes de la crisis que todavía frena la creación de empleo y demora el crecimiento de la economía.

El espíritu que hizo posible la Transición late debajo de todas las críticas y diatribas
Esto es perfectamente posible con un poco de realismo, generosidad y espíritu tolerante de parte de las tres fuerzas políticas. Porque este es el mandato del pueblo que votó el domingo: nada de Gobiernos unipartidistas, ha llegado —como en la mayoría de países europeos— la hora de las alianzas y los pactos. Esto puede no gustarle a muchos, pero es la esencia misma de la democracia: la coexistencia en la diversidad. Esa coexistencia puede exigir sacrificios y renunciar a objetivos que se considera prioritarios. Pero si ese es el mandato que la mayoría de electores ha comunicado a través de las ánforas, hay que acatarlo y llevarlo a la práctica de la mejor manera posible. Es decir, mediante el diálogo racional y los acuerdos, con una visión no inmediatista sino de largo plazo. Y ver en ello no una derrota ni una concesión indigna, sino una manera de regenerar una democracia que ha comenzado a vacilar, a perder la fe en las instituciones, por la cólera que ha provocado en grandes sectores sociales el espectáculo de quienes aprovechaban el poder para llenarse los bolsillos y una justicia que, en vez de actuar pronto y con la severidad debida, arrastraba los pies y algunas veces hasta garantizaba la impunidad de los corruptos.

España está en uno de esos momentos límites en que a veces se encuentran los países, como haciendo equilibrio en una cuerda floja, una situación que puede precipitarlos en la ruina o, por el contrario, enderezarlos y lanzarlos en el camino de la recuperación. Así estaba hace unos 80 años cuando prevaleció la pasión y el sectarismo y sobrevino una guerra civil y una dictadura que dejó atroces heridas en casi todos los hogares españoles. Es verdad que la España de ahora es muy distinta de ese país subdesarrollado y sectarizado por los extremismos que se entremató en una guerra cainita. Y que la democracia es ahora una realidad que ha calado profundamente en la sociedad española, como quedó demostrado en aquella Transición tan injustamente vilipendiada en estos últimos tiempos. Ojalá que el espíritu que la hizo posible vuelva a prevalecer entre los dirigentes de los partidos políticos que tienen ahora en sus manos el porvenir de España.
Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2015.

© Mario Vargas Llosa, 2015

martes, 22 de diciembre de 2015

Susana Díaz vetará un pacto con Iglesias para «salvar al partido»

La presidenta andaluza prefiere que los socialistas se «rearmen» en la oposición mientras se pasa el «sarampión de Podemos»

lunes, 21 de diciembre de 2015

González, Díaz, Rajoy y Rivera presionan a Sánchez para que deje gobernar al PP

El PSOE ya adelantado su negativa a la investidura de Rajoy, dejando como única alternativa a la celebración de nuevos comicios una coalición de izquierdas liderada por Pedro Sánchez. En las últimas horas se han multiplicado las voces, incluso entre los propios socialistas, que alertan sobre el peligro para España y para el PSOE de ese 'pentapartito'n que incluiría en el Gobierno a populistas, radicales e independentistas.
Aún no ha comenzado oficialmente la rueda de contactos para tratar de alcanzar pactos que desatasquen la, a priori, ingobernable situación en la que ha quedado el Parlamento español tras los históricos comicios del 20 de diciembre. Sin embargo, en sus primeras valoraciones, los representantes de los principales partidos ya están lanzando mensajes, marcando sus líneas roja y definiendo sus posturas.
 Este mismo lunes, a primera hora de la mañana, el secretario de Organización del PSOE, César Luena, anticipaba que los socialistas votarán en contra de la investidura de Mariano Rajoy como presidente, a pesar de que el Partido Popular ha sido la formación más votada por los españoles este domingo, aunque lejos de la mayoría absoluta. Nada nuevo, puesto que los socialistas ya habían adelantado su negativa cuando las encuestas lanzaban las primeras alertas sobre la inexistencia de mayorías en estas elecciones. Sin embargo, el escenario ha resultado ser mucho más complicado que el que vaticinaban aquellos sondeos, puesto que ninguno de los dos grandes partidos lograría los 175 escaños necesarios para la mayoría absoluta uniéndose con las nuevas formaciones a derecha e izquierda, Ciudadanos y Podemos. Ya con el cien por cien escrutado, la confirmación del 'no' a Rajoy por parte de Luena hace que tome impulso la alternativa al Gobierno del PP en minoría, que ya se dibujó, no sin preocupación, en la propia noche electoral: una pentapartito formado por PSOE, Podemos, IU, ERC y el PNV, al que podrían sumarse incluso -a pesar de la debacle que los ha dejado con un único representante en el Congreso- los radicales de Bildu.

Luena, tras la reunión de la Ejecutiva del PSOE, ha intentado calmar los ánimos asegurando que el PSOE va a ser "responsable" y va a actuar con "prudencia", dejando al PP que sea el que intente formar gobierno. Pero ha sido contundente a la hora de reafirmar que los socialistas votarán en contra de la investidura de Mariano Rajoy. "Lo que tenemos claro es que rechazaremos la investidura de Rajoy", ha subrayado el dirigente del PSOE. Y esa contundencia de Luena, reflejo de la determinación de Sánchez a bloquear el arranque de legislatura, se traduce en dos alternativas: o el Gobierno del frente popular o la celebración de nuevas elecciones. Las voces que alertan del riesgo para España y para el propio PSOE de esta coalición hiper fragmentada en el Gobierno no han tardado en alzarse, y no sólo desde los flancos lógicos del PP y Ciudadanos, sino que algunos sectores socialistas también han mostrado su disconformidad con la estrategia de Sánchez.

Díaz, González, García-Page
Susana Díaz, una de las más críticas con el liderazgo de Sánchez, ha sido la primera en apostillar la otra visión dentro del partido. Al poco de conocer los resultados del 20D, la presidenta andaluza advirtió que "evidentemente, le corresponde la responsabilidad de formar gobierno". Un énfasis especial el que hizo el domingo Díaz con ese "evidentemente". Según fuentes consultadas por EL IMPARCIAL, el expresidente Felipe González, también representante de este ala socialista que se ha venido a aglutinar en el rostro de Susana Díaz, también estaría preocupado por la ambición de Sánchez de ser presidente a cualquier precio, incluyendo el de pactar con populistas, radicales e independentistas.
 Más explícito ha sido el presidente de Castilla-La Mancha, el Emiliano García-Page, que ha apostado este unes porque el PSOE lidere la oposición porque, a su juicio, su partido no puede intentar gobernar "a cualquier precio".
"Nosotros no vamos a buscar pactos complejos ni pastiches de ningún tipo; lo que vamos a intentar es que Rajoy intente formar Gobierno", ha asegurado antes de participar en la Ejecutiva del PSOE, que va a analizar los resultados electorales del domingo. Page ha reconocido que la situación política que se dibuja en el horizonte es "tortuosa" y "delicada", y que le corresponde al candidato del PP, Mariano Rajoy, formar Gobierno, aunque no ha descartado que haya que convocar elecciones anticipadas ante la falta de estabilidad parlamentaria. El dirigente socialista ha descartado, eso sí, un acuerdo con el PP, porque ello supondría "faltar a la palabra dada" a los millones de votantes del PSOE y dividir el país por la mitad, "entre los nuevos y quienes están en lo viejo".

PP: "Nos jugamos la estabilidad de España"
Por su parte, el vicesecretario de organización del Partido Popular, Fernando Martínez Maíllo, ha exigido responsabilidad al PSOE, "porque nos jugamos la estabilidad de España; es una situación compleja, y todo el mundo tendrá que retratarse". Maillo ha rechazado la posibilidad de que Pedro Sánchez trate de encabezar un gobierno alternativo, de izquierdas, si el PP no consigue apoyos para la investidura. "Sería negativo para España, y el PSOE tendría que explicar cómo se presta al pacto con un partido que trata de sustituirle, como Podemos".
En cualquier caso, "el Partido Popular es el preferido por los españoles, el más votado" y, por eso tiene toda la legitimidad para intentar formar gobierno, con Mariano Rajoy, además, al frente. Finalmente, ha explicado que van a abrir, de manera inmediata, una ronda de contactos con todos los partidos y ha afirmado que Ciudadanos es una de las formaciones con las que ven la posibilidad de pactar por afinidad y que, por eso, van a intentarlo.

Rivera opta por un Gobierno de Rajoy en minoría
Sin embargo, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sigue negando su apoyo al PP, aunque también ha alertado de los riesgos de ese frente de izquierda que se está barajando como alternativa. Para Rivera, "lo más razonable sería que Mariano Rajoy intentara formar gobierno en minoría" y que el PSOE diga cuanto antes si piensa abstenerse para facilitar esa gobernabilidad o intentará formar un gobierno de coalición, que ellos no apoyarían.

"El problema que tenemos es aritmético", ha dicho Rivera, quien ha subrayado que Ciudadanos dejó clara su posición antes de las votaciones. "Nadie puede decir que votó a Ciudadanos sin saber lo que hacía con su voto: si podemos, formaremos gobierno, y si no estaremos en la oposición. Y ya dejamos claro antes de votar que nosotros nos abstendríamos para que empezara a rodar la pelota y la legislatura y España no fuera Grecia. Igual nos hemos equivocado -ha dicho Rivera- pero creo que es mejor decir la verdad".

"Si PSOE intenta formar gobierno y convoca un referéndum independentista, como piden Esquerra y Podemos, nosotros nos opondremos. No hemos venido hasta aquí, luchando ocho años en el Parlamento de Cataluña, para que ahora hagamos un referéndum". No podrían apoyar un gobierno de coalición de izquierdas, ha dicho porque consideran "inviable" que PSOE lidere una suma de partidos con cuyos programas electorales no coincide Ciudadanos; así, ha considerado, "hay unos presupuestos aprobados, así que si se abstiene el PSOE y lo hacemos nosotros, empezará la legislatura".

Sánchez aspira a la reeleción

A pesar de todo, Pedro Sánchez, ha confirmado este lunes a la Ejecutiva federal de su partido que se presentará a la reelección a la secretaría general del partido, como había anunciado en las últimas semanas. El PSOE celebrará su congreso ordinario en los primeros meses de 2016 y la intención de Sánchez es ser reelegido, después de acceder al cargo en julio de 2014 tras su victoria en las primarias con el voto de la militancia.

Cada uno a lo suyo.



SE PERFILA UN FRENTE POPULAR AMPLIADO


20/12/2015@23:13:10 GMT+1
Luis María ANSON
No menos de media docena de artículos he dedicado en los últimos meses a anunciar la posible victoria de un Frente Popular ampliado. El lector de El Imparcial puede consultar mi artículo de 6 de agosto de este año 2015 en el que empezaba diciendo: “Las cosas están cambiando y en los próximos meses tal vez cambien mucho más. Pero, hoy por hoy, gobernaría en España un Frente Popular ampliado. La suma de PSOE, Podemos, IU y otros seis partidos menores alcanza el 53% de los votos y, aun contando con la ley d’Hont, mayoría absoluta de escaños.”
Mariano Rajoy ha perdido 63 escaños y se ha quedado en 123. Pedro Sánchez ha perdido 20 escaños y se ha quedado en 90. Lo razonable sería que ambos presenten su dimisión como líderes de sus partidos y los militantes promuevan una renovación a fondo de ambas agrupaciones. No parece probable, sin embargo, que ni Rajoy, aunque está lejos de poder gobernar, ni Sánchez, que puede encabezar un Frente Popular ampliado, decidan retirarse discretamente de sus comprometidos liderazgos.
Pablo Iglesias ha sido el gran triunfador de las elecciones generales. No reconocer eso sería tanto como perder la objetividad. Aún más: la suma de escaños de los partidos de izquierda y extrema izquierda permitirá instalarse en el Gobierno a un Frente Popular ampliado.


En eso estamos. La hostilidad entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez dificultará la alianza. Pero el líder de Podemos, que es un hombre muy hábil, podría aceptar la presidencia de Pedro Sánchez para, más adelante, mover ficha.

Candidatos posibles


Los posibles pactos en un Congreso totalmente dividido

El pacto PP-C's (163) no lograría la mayoría simple necesaria, ya que el voto en contra del resto de fuerzas sumaría 187 escaños. El frente de izquierdas, con PSOE, Podemos e IU, necesitaría también del apoyo de un partido nacionalista para sacar adelante una investidura de Pedro Sánchez
Las urnas han confirmado lo que todos los sondeos apuntaban: el Congreso de los Diputados será multicolor. A pesar de que el Partido Popular ha ganado las elecciones con el 28,7% de los votos y 123 escaños, esto no le va a garantizar poder gobernar. La posibilidad de que otras fuerzas políticas pacten hace que los próximos días las negociaciones en los despachos de los partidos sean más importantes que nunca.

Es el artículo 99 de la Constitución el que establece que el candidato que quiera formar gobierno debe solicitar la confianza de la Cámara. Si no logra mayoría absoluta en la primera votación (176 escaños), transcurridas 48 horas le bastaría con mayoría simple (esto es, conseguir más «síes» que «noes») y el plazo para formar gobierno es de dos meses, por lo que, de no conseguirse, deberían volver a convocarse elecciones en este tiempo. Empiezan unas semanas clave para futuros pactos electorales, y estos son los posibles escenarios que pueden darse:

Gobierno en minoría del Partido Popular
Para que el PP pueda formar gobierno, aunque sea en minoría, no le basta solo con sus votos a favor. Debe alcanzar más votos positivos que negativos. La abstención de Ciudadanos no le bastaría, porque PSOE y Podemos sumarían 159 «noes», más que los 123 del PP. Solo podría gobernar si una de las dos formaciones de izquierda también se abstiene, pues no le bastaría buscar apoyos de las formaciones minoritarias (PNV ha obtenido 6 representantes y Coalición Canaria 1).

Que Rivera diga «sí» a un Ejecutivo popular
Si los de Rivera apoyan la investidura de un gobierno con Rajoy, sumarían 163 votos contra los 159 negativos de PSOE y Podemos. La abstención del resto de fuerzas nacionalistas o el voto positivo del PNV (con 6 asientos) y Coalición Canaria (1) les bastaría para gobernar. Sin embargo, Albert Rivera ha dicho en multitud de ocasiones que no apoyará ningún gobierno presidido por Mariano Rajoy o por Pedro Sánchez, aunque sí se abstendría. Mariano Rajoy le ofreció, en cambio, un pacto de gobierno para toda la legislatura, algo que, de aceptarlo, iría en contra de todo lo que ha dicho Rivera hasta el momento.

Un frente de izquierdas de Podemos y PSOE
Los 69 escaños de Podemos y los 90 del Partido Socialista sumarían 159 «síes» en una hipotética investidura. Si Izquierda Unida (con sus 2 votos) o alguno de los partidos periféricos (ERC y sus 9, Democracia y Libertad con 8 o Bildu y sus 2 representantes) vota también de manera favorable, podrían formar un gobierno de izquierdas, frente a la abstención o votos negativos de los populares y los de Ciudadanos (sus «noes» sumarían 163, aunque Rivera ya dijo que facilitaría la investidura de otros partidos absteniéndose). Pablo Iglesias ha repetido durante la campaña que le gustaría llegar a acuerdos puntuales con otras formaciones y que, para negociar, sus cinco ejes principales son: nueva ley electoral, independencia judicial, derechos sociales, medidas anticorrupción y el derecho a decidir.

Tripartito de las tres fuerzas perdedoras
El denominado estos días «pacto de los perdedores» sumaría 199 escaños, aunque parece una opción poco probable y que deja abiertas muchas incógnitas sobre quién presidiría este hipotético gobierno. Ciudadanos ha dicho en reiteradas ocasiones que no entraría a un gobierno donde Albert Rivera no fuera el presidente, por lo que las negociaciones serían duras e, inevitablemente, alguno de los partidos tendría que ceder, aunque Ciudadanos, que ha quedado cuarto en los comicios, tendría la posición más desfavorable para imponerse al resto.

Una Gran Coalición de PP y PSOE
Aunque parece una opción poco probable, durante la campaña algunas voces han apuntado cómo el PP estaría dispuesto a llegar a un acuerdo con el PSOE, una opción descartada por todos los socialistas e incluso calificada «patético y de perdedores» por Susana Díaz. Juntos, sin embargo, lograrían 213 escaños, aunque el pacto apuntalaría a un PSOE que ha obtenido uno de sus peores resultados.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Previsiones



Pasa PALABRA

Maduro «toma» el Supremo antes de Nochebuena

Los testigos del calentamiento global

Eduardo Martínez de Pisón
El calentamiento global se siente en el Planeta.
Un montañero, un hortelano, un submarinista y un apicultor explican a LA RAZÓN las consecuencias que en su actividad diaria está teniendo el cambio climático.
Eso implica una adaptación de sus profesiones por el impacto que está teniendo. Todos son conscientes de que las alteraciones y los desajustes que se producen en la naturaleza son una evidencia y puede que no estemos preparados para asumir cómo influirán estos cambios en la humanidad en los años venideros.
El montañero ha sido testigo de la desaparición de los glaciares, el agricultor observa un cambio en el crecimiento de sus cultivos, el apicultor aprecia un cambio en la floración de las plantas que dificulta su labor a los apicultores y a las abejas, y el submarinista es testigo del calentamiento de los mares y de los cambios en las especies marinas.

Eduardo Martínez de Pisón, montañero: «Hay glaciares en los Pirineos que ya no están. Donde haba hielo hay roca»
Eduardo es alpinista, montañero, geógrafo y profesor emérito de la Universidad Autónoma de Madrid.
Lleva toda una vida recorriendo los glaciares del mundo. «He estado en Groenlandia, la Antártida, los Andes... y he sido testigo directo de la desaparición de los glaciares». Pero si hay alguna zona que le ha impresionado especialmente han sido los Pirineos. «Llevo observándolos durante muchos años y creo que he perdido un paisaje.
En esta zona se ha acelerado mucho más que en otras la desaparición de los glaciares, especialmente a partir de 1990.
Donde antes pisaba hielo ahora piso roca viva».
Eduardo cree que el cambio climático al que asistimos es «uno más» de los que han existido a lo largo de los millones de años de la historia del planeta. «Los cambios que se producen por razones naturales no son accesibles al ser humano, pero los que ocurren por la acción del hombre son corregibles. Hay que cambiar las fuentes de contaminación o las que crean el efecto invernadero. Es un problema de conciencia del mundo. Si se puede actuar contra las misiones, hay que hacerlo».

Los testigos del calentamiento global
Alfonso Molina, hortelano: «El pimiento y la calabaza son más pequeños por el clima»
Alfonso Molina es de Córdoba, tiene 74 años y se siente orgulloso de pertenecer a la quinta o sexta generación de horticultores. Es un amante de la naturaleza y se dedica al cultivo ecológico de verduras.
«Soy un gran observador de las plantas y creo que les pasa lo mismo que a las personas. Este verano ha hecho muchísimo calor, más de lo habitual. Por las noches no se podía dormir, y las plantas se han resentido.
Ha supuesto un martirio para ellas, al igual que para las personas. Si nosotros no descansábamos por la noche, las plantas tampoco. Necesitan el frescor de la noche». Alfonso cree que estamos sufriendo las consecuencias del cambio climático. «Ya no se pueden distinguir apenas las estaciones.
En Córdoba casi siempre hace bueno y el invierno pasa de largo. A estas alturas del año en otras ocasiones yo ya no regaba porque hacia el 8 de septiembre ya empezaban las lluvias y el frío, pero ahora tengo que hacerlo».
Alfonso observa que el grano es cada vez más largo, que la flor de las hortalizas «sale pero no llega a cuajar por el aumento de las temperaturas y el pimiento, la berenjena y la calabaza son más chicos por el clima».

Los testigos del calentamiento global
Alberto Castro, apicultor: «El tiempo no es estable y eso dificulta la labor de la abeja y del apicultor»
El clima no es estable y eso dificulta su labor a las abejas y a los apicultores.
Alberto Castro, técnico en apicultura, asegura que el cambio climático está influyendo en los periodos de floración de las plantas en la medida en que sus ciclos se alargan o acortan de manera diferente a lo que venía ocurriendo.
«Eso implica que las abejas tengan que adaptarse porque, si antes la planta florecía una vez al año durante veinte días, ahora puede ocurrir que esa floración se acorte a diez días o bien que el proceso se repita a lo largo del año».
Esta circunstancia no influye en la calidad de la miel que se produce, pero sí cambia el modo de trabajar de los apicultores y de las abejas. «Es más difícil el manejo para el agricultor, exige un mayor control de las colmenas porque han cambiado su ciclo de cría –es más inestable–, el control sanitario es también más difícil y la producción es más complicada de obtener. Castro, que actualmente está haciendo el primer estudio apibotánico con el que intenta calcular cuántas colmenas son necesarias en función de la vegetación, cree también que «ahora hay mayor riesgo de enfermedades para las abejas».

Carlos Suárez, submarinista: «La temperatura del mar es más alta durante más tiempo»
Carlos pasa mucho tiempo en el mar porque dirige junto a su pareja una escuela de buceo en Puerto del Carmen (Lanzarote).
Comenzó con esta actividad cuando era un adolescente y ha sido testigo de cómo Canarias se publicitaba como un destino de clima suave con unos eternos 25 grados durante todo el año.
Entonces era verdad. Ahora los inviernos son más cortos y más fríos y los veranos más largos, ventosos y cálidos, explica Carlos. Antes la temperatura del mar también era más estable, pero «durante los últimos años podemos apreciar que la temperatura del mar se mantiene muy alta por periodos más largos y en temporada fría baja demasiado.
Ésto influye en la productividad del mar y en el comportamiento de la vida marina. Peces que antes eran abundantes se vuelven escasos debido a que no se dan las condiciones adecuadas para reproducirse».

Carlos cuenta que ahora se avistan por todas partes peces león o cirujanos que antes eran propios de determinadas latitudes. La alteración y desajustes en los océanos son una evidencia. Gran parte de la población mundial depende de la productividad de los mares para subsistir.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Las frases más destacadas del discurso del Rey

ABC.ESABC_ES / MADRID
Día 24/10/2015 - 03.59h
Don Felipe ha entregado los Premios Princesa de Asturias, unos galardones «que ejemplifican cómo queremos que se fortalezca España»
Las frases más destacadas del discurso del Rey
Don Felipe felicita a los galardonados con el Premio Princesa de Asturias
Durante la entrega de los premios Princesa de Asturias, que cambian su denominación después de 34 años con la misma, Don Felipe ha hecho un llamamiento a alejar «todo lo que pretenda rechazar al otro» y a «no contruir muros con los sentimientos». Así terminaba un sentido discurso en el que se refirió a Cataluña, aunque no de forma expresa, a los galardones y a los premiados:

Unidad de España
—«Cuando se levantan muros emocionales, o se promueven divisiones, algo muy profundo se quiebra en nosotros mismos, en nuestro propio ser, en nuestros corazones».
—«Las divisiones nunca hacen grande a un pueblo; solo lo empobrecen y aíslan».
—«Evitemos las fracturas sociales que tanto daño hacen a las conciencias de las personas, a los afectos, a la amistad y a las familias, a las relaciones entre los ciudadanos».
—«La defensa de la legalidad y de los principios constitucionales es la garantía de los derechos y libertades de todos los ciudadanos».
—«Los españoles debemos preservar esa convivencia que fortalece y enriquece nuestra vida colectiva».
—«Sigamos construyendo España, convencidos de que una nación europea con raíces milenarias y vocación universal, como la nuestra, seguirá unida en su camino hacia un futuro de mayor concordia y progreso».

Premios Princesa de Asturias
—«Los premios son un modelo que ejemplifica cómo queremos que se fortalezca España».

Coppola
—«¿Quién no ha sentido una intensa emoción viendo sus películas? ¿Quién no ha quedado conmovido por ellas? La obra de Coppola poetiza la grandeza y el fracaso de los seres humanos».

Duflo
—«Lleva años empeñada en la noble tarea de encontrar métodos eficaces para luchar contra la pobreza extrema, y también en la de explicar por qué fracasan muchas de las iniciativas que se adoptan en este terreno».

Lledó
—«En estos tiempos de incertidumbre e inquietudes, le pedimos que nos aconseje, que nos guíe con su magisterio y con la autoridad que le confieren sus muchos años de estudio, de reflexión y trabajo».

Los hermanos Marc y Pau Gasol
—Todavía tenemos muy vivos los recuerdos y emociones delreciente oro europeo ganado por nuestra selección, a la que reiteramos desde aquí nuestra enhorabuena.

Wikipedia
—Una idea brillante y generosa, una forma de trabajar que es símbolo universal de trabajo en equipo; premiamos una enciclopedia que va mucho más allá de la mera acumulación de datos, pues se rige por principios que buscan hacerla fiable, útil y cómoda.

Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna
—«El impacto de su trabajo en todas las áreas de la biología, tanto básica como aplicada, ha sido inmenso. Al tratarse de una herramienta muy efectiva para reemplazar o corregir genes en células humanas, cuenta con un gran potencial de curar enfermedades genéticas; y aumenta así las esperanzas en una terapia génica efectiva».

Leonardo Padura
—«Su tierra y su vida en ella son inseparables en su obra, siempre envuelta en un aire melancólico y certero que la hace tan atractiva y cercana, especialmente para quienes, como los españoles, llevamos a Cuba en el corazón».

Orden Hospitalaria de San Juan de Dios
—«Los Hospitalarios, que conocen muy de cerca el dolor humano, desempeñan una labor abnegada, pero inherente a su razón de ser, a su fe, a su sentido del deber. Por eso, además, su ejemplo, su ejemplo sublime de compasión y caridad, de generosidad y alegría, es una llamada de alerta constante para todos nosotros Catalanes en España

El Estado español es hoy lo que es, para bien y para mal, debido a la colaboración de Cataluña. Esta se ha basado en el reconocimiento de que existe una realidad catalana diferenciada pero dentro de la española. Eso es lo que Mas se dispone a dinamitar

Esos algo habrán hecho.


Recordando


Sin acritud


EL LÍDER SOCIALISTA ADELANTA EL 'NO' A LA INVESTIDURA DE RAJOY Y DICE QUE IRÁ A LA REELECIÓN


González, Díaz, Rajoy y Rivera presionan a Sánchez para que deje gobernar al PP
El PSOE ya adelantado su negativa a la investidura de Rajoy, dejando como única alternativa a la celebración de nuevos comicios una coalición de izquierdas liderada por Pedro Sánchez. En las últimas horas se han multiplicado las voces, incluso entre los propios socialistas, que alertan sobre el peligro para España y para el PSOE de ese 'pentapartito'n que incluiría en el Gobierno a populistas, radicales e independentistas.
Aún no ha comenzado oficialmente la rueda de contactos para tratar de alcanzar pactos que desatasquen la, a priori, ingobernable situación en la que ha quedado el Parlamento español tras los históricos comicios del 20 de diciembre. Sin embargo, en sus primeras valoraciones, los representantes de los principales partidos ya están lanzando mensajes, marcando sus líneas roja y definiendo sus posturas.

Este mismo lunes, a primera hora de la mañana, el secretario de Organización del PSOE, César Luena, anticipaba que los socialistas votarán en contra de la investidura de Mariano Rajoy como presidente, a pesar de que el Partido Popular ha sido la formación más votada por los españoles este domingo, aunque lejos de la mayoría absoluta. Nada nuevo, puesto que los socialistas ya habían adelantado su negativa cuando las encuestas lanzaban las primeras alertas sobre la inexistencia de mayorías en estas elecciones. Sin embargo, el escenario ha resultado ser mucho más complicado que el que vaticinaban aquellos sondeos, puesto que ninguno de los dos grandes partidos lograría los 175 escaños necesarios para la mayoría absoluta uniéndose con las nuevas formaciones a derecha e izquierda, Ciudadanos y Podemos. Ya con el cien por cien escrutado, la confirmación del 'no' a Rajoy por parte de Luena hace que tome impulso la alternativa al Gobierno del PP en minoría, que ya se dibujó, no sin preocupación, en la propia noche electoral: una pentapartito formado por PSOE, Podemos, IU, ERC y el PNV, al que podrían sumarse incluso -a pesar de la debacle que los ha dejado con un único representante en el Congreso- los radicales de Bildu.

Luena, tras la reunión de la Ejecutiva del PSOE, ha intentado calmar los ánimos asegurando que el PSOE va a ser "responsable" y va a actuar con "prudencia", dejando al PP que sea el que intente formar gobierno. Pero ha sido contundente a la hora de reafirmar que los socialistas votarán en contra de la investidura de Mariano Rajoy. "Lo que tenemos claro es que rechazaremos la investidura de Rajoy", ha subrayado el dirigente del PSOE. Y esa contundencia de Luena, reflejo de la determinación de Sánchez a bloquear el arranque de legislatura, se traduce en dos alternativas: o el Gobierno del frente popular o la celebración de nuevas elecciones. Las voces que alertan del riesgo para España y para el propio PSOE de esta coalición hiper fragmentada en el Gobierno no han tardado en alzarse, y no sólo desde los flancos lógicos del PP y Ciudadanos, sino que algunos sectores socialistas también han mostrado su disconformidad con la estrategia de Sánchez.

Díaz, González, García-Page
 Susana Díaz, una de las más críticas con el liderazgo de Sánchez, ha sido la primera en apostillar la otra visión dentro del partido. Al poco de conocer los resultados del 20D, la presidenta andaluza advirtió que "evidentemente, le corresponde la responsabilidad de formar gobierno". Un énfasis especial el que hizo el domingo Díaz con ese "evidentemente". Según fuentes consultadas por EL IMPARCIAL, el expresidente Felipe González, también representante de este ala socialista que se ha venido a aglutinar en el rostro de Susana Díaz, también estaría preocupado por la ambición de Sánchez de ser presidente a cualquier precio, incluyendo el de pactar con populistas, radicales e independentistas.

Más explícito ha sido el presidente de Castilla-La Mancha, el Emiliano García-Page, que ha apostado este unes porque el PSOE lidere la oposición porque, a su juicio, su partido no puede intentar gobernar "a cualquier precio".

"Nosotros no vamos a buscar pactos complejos ni pastiches de ningún tipo; lo que vamos a intentar es que Rajoy intente formar Gobierno", ha asegurado antes de participar en la Ejecutiva del PSOE, que va a analizar los resultados electorales del domingo. Page ha reconocido que la situación política que se dibuja en el horizonte es "tortuosa" y "delicada", y que le corresponde al candidato del PP, Mariano Rajoy, formar Gobierno, aunque no ha descartado que haya que convocar elecciones anticipadas ante la falta de estabilidad parlamentaria. El dirigente socialista ha descartado, eso sí, un acuerdo con el PP, porque ello supondría "faltar a la palabra dada" a los millones de votantes del PSOE y dividir el país por la mitad, "entre los nuevos y quienes están en lo viejo".

PP: "Nos jugamos la estabilidad de España"
Por su parte, el vicesecretario de organización del Partido Popular, Fernando Martínez Maíllo, ha exigido responsabilidad al PSOE, "porque nos jugamos la estabilidad de España; es una situación compleja, y todo el mundo tendrá que retratarse". Maillo ha rechazado la posibilidad de que Pedro Sánchez trate de encabezar un gobierno alternativo, de izquierdas, si el PP no consigue apoyos para la investidura. "Sería negativo para España, y el PSOE tendría que explicar cómo se presta al pacto con un partido que trata de sustituirle, como Podemos".

En cualquier caso, "el Partido Popular es el preferido por los españoles, el más votado" y, por eso tiene toda la legitimidad para intentar formar gobierno, con Mariano Rajoy, además, al frente. Finalmente, ha explicado que van a abrir, de manera inmediata, una ronda de contactos con todos los partidos y ha afirmado que Ciudadanos es una de las formaciones con las que ven la posibilidad de pactar por afinidad y que, por eso, van a intentarlo.

Rivera opta por un Gobierno de Rajoy en minoría
Sin embargo, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sigue negando su apoyo al PP, aunque también ha alertado de los riesgos de ese frente de izquierda que se está barajando como alternativa. Para Rivera, "lo más razonable sería que Mariano Rajoy intentara formar gobierno en minoría" y que el PSOE diga cuanto antes si piensa abstenerse para facilitar esa gobernabilidad o intentará formar un gobierno de coalición, que ellos no apoyarían.

"El problema que tenemos es aritmético", ha dicho Rivera, quien ha subrayado que Ciudadanos dejó clara su posición antes de las votaciones. "Nadie puede decir que votó a Ciudadanos sin saber lo que hacía con su voto: si podemos, formaremos gobierno, y si no estaremos en la oposición. Y ya dejamos claro antes de votar que nosotros nos abstendríamos para que empezara a rodar la pelota y la legislatura y España no fuera Grecia. Igual nos hemos equivocado -ha dicho Rivera- pero creo que es mejor decir la verdad".

"Si PSOE intenta formar gobierno y convoca un referéndum independentista, como piden Esquerra y Podemos, nosotros nos opondremos. No hemos venido hasta aquí, luchando ocho años en el Parlamento de Cataluña, para que ahora hagamos un referéndum". No podrían apoyar un gobierno de coalición de izquierdas, ha dicho porque consideran "inviable" que PSOE lidere una suma de partidos con cuyos programas electorales no coincide Ciudadanos; así, ha considerado, "hay unos presupuestos aprobados, así que si se abstiene el PSOE y lo hacemos nosotros, empezará la legislatura".

Sánchez aspira a la reeleción
A pesar de todo, Pedro Sánchez, ha confirmado este lunes a la Ejecutiva federal de su partido que se presentará a la reelección a la secretaría general del partido, como había anunciado en las últimas semanas. El PSOE celebrará su congreso ordinario en los primeros meses de 2016 y la intención de Sánchez es ser reelegido, después de acceder al cargo en julio de 2014 tras su victoria en las primarias con el voto de la militancia.

Jubileo


martes, 15 de diciembre de 2015

Ultima hora

LA VORACIDAD DE LOS PARTIDOS
19/12/2015@17:57:02 GMT+1
Luis María ANSON
Reproducimos a continuación, por su interés, el artículo publicado por Luis María Anson en el diario El Mundo.
“Ni uno solo de los partidos políticos relevantes ha planteado la reducción de su gasto interno. Por el contrario. Todos ellos han despilfarrado cantidades ingentes de dinero en una campaña política desmesurada. A nadie se le ha ocurrido proponer la ley que complacería a la inmensa mayoría de los españoles y que puede resumirse así: “Ningún partido político, ninguna central sindical, podrá gastar un euro más de lo que ingrese a través de las cuotas de sus afiliados”.
En el año 2011, el Partido Popular derrochó 133.398.210 euros e ingresó por las cuotas de sus afiliados 12.303.879. Más del 90% de semejante derroche se sufragó a cargo del dinero público, es decir, de los impuestos con los que se sangra al contribuyente español.
Si pudiéramos conocer las cifras reales nos encontraríamos con proporciones similares en este año desquiciado de 2015.
 Los partidos políticos han tirado la casa de los españoles por la ventana de su voracidad. Y que nadie se llame a engaño.
Un sector cualificado de la opinión pública ha hecho suyo el eslogan de la pancarta que se exhibió en Sevilla: “Ciudadanos y Podemos, bonitos motes, nuevos grupos que intentan chupar del bote”.
 Eso es lo que va a pasar, en opinión de muchos. Cambiará, tal vez, la forma de hacer política pero los partidos, en lugar de atender primordialmente al bien común, se ocuparán antes de nada en satisfacer las conveniencias de los propios partidos.
Tras cuarenta años de democracia tartamuda, la situación no puede resultar más lamentable. Los partidos políticos se han convertido en un excelente negocio y en gigantescas agencias de colocación para enchufar a parientes, amiguetes y paniaguados.
El botón de muestra al que me complace aludir es la televisión valenciana. En un pequeño canal regional trabajaban 1.800 empleados, es decir, una cifra superior a la suma de Telecinco, Antena 3, la Sexta y la Cuatro.
La prudencia política exige democratizar y regenerar los partidos políticos, aunque ni Rajoy ni Sánchez ni Rivera ni Iglesias, que se disparan a quemarropa entre ellos, hayan hecho la menor referencia al problema.
Democratizarlos y regenerarlos pero, ojo, no suprimirlos.
La reacción popular contra la voracidad de los partidos políticos en el primer tercio del siglo pasado produjo el fascismo en Italia, el nazismo en Alemania, el estalinismo en Rusia, el franquismo en España y el salazarismo en Portugal.
Y eso hay que evitarlo porque la libertad cercenada es lo peor que puede ocurrirle a un pueblo y a una nación.
Partidos políticos y sindicatos son esenciales para el recto funcionamiento de la democracia pluralista plena.
De lo que se trata es de mantenerlos, recortando, eso sí, sus abusos, sus clientelismos y sus corrupciones.
No se puede consentir que sigan imponiendo la tentación dictatorial partitocrática, arrasándolo todo como el César al que se refiere Lucano en La Farsalia: Gaudeusque viam fecisse ruina, gozoso de haber hecho un camino de ruinas. De ruinas a costa del esquilmado pueblo español.
Aun así, lo razonable es ejercer el voto el próximo domingo, a favor del partido que menos disgusto produzca, al margen de debates y tertulias en las que, en tantas ocasiones, algunos majaderos que no saben de casi nada pontifican sobre casi todo”.

Luis María ANSON

Maduro «toma» el Supremo antes de Nochebuena

El chavismo es consciente de que tiene los días contados en la Asamblea Nacional y por eso no quiere perder tiempo para mover los últimos hilos antes de que la MUD (Mesa de Unidad Democrática) ocupe la mayoría de los asientos del Parlamento y su poder quede mermado. Ayer, la mayoría parlamentaria afín al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, que cesará funciones el 4 de enero, convocó a cuatro sesiones extraordinarias el martes y el miércoles próximos para nombrar a doce jueces del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Un controvertido movimiento para colocar a sus peones en cargos de poder antes de dejar el control de la Cámara en manos de la oposición.

Así, este martes 22 y miércoles 23 de diciembre el Parlamento trabajará en dos maratonianas sesiones (hasta pasada la medianoche) para suplir la baja que causarán las jubilaciones anticipadas de 12 de los funcionarios. Según el artículo 38 de la Ley Orgánica del TSJ, se establece que dichos nombramientos deben realizarse con la aprobación de dos tercios de las Asamblea Nacional y que dichos magistrados deben permanecer en el ejercicio de sus funciones durante un único mandato, el cual durara doce años. Algo que en este caso no se cumple, pues todos los magistrados que ahora pretende renovar el chavismo ocuparon su asiento en el año 2004.
Además de los doce nombramientos oficiales, también se designarán doce suplentes. Entre los nombres de los titulares figura el de Elvis Amoroso, actual primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, el cual, una vez se instale el nuevo Parlamento (donde el chavismo se queda con 55 diputados, mientras que la MUD alcanzará los 112), quedará fuera, ya que no consiguió la reelección. Amoroso es un hombre afín y cercano al presidente Nicolás Maduro, así como a su esposa, Cilia Flores. Es miembro del partido de gobierno y preside la Comisión de Postulaciones, precisamente la misma que propondrá los nombres de los futuros magistrados. Al expediente de Amoroso se suma otra irregularidad y es que el actual subsecretario de la Asamblea Nacional es su hijo, Elvis Júnior Hidrobo.

Otro de los hombres que el chavismo quiere apuntalar en el Poder Judicial es Calixto Ortega , un político que ha ocupado diversos cargos en el Gobierno nacional, y hace poco fue agregado de negocios de la Embajada de Venezuela en Estados Unidos. Sin embargo, fue declarado persona non grata y debió abandonar este cargo. El chavismo apostó por él en las elecciones parlamentarias, pero salió derrotado, por lo que ahora optará por un puesto en el máximo tribunal venezolano. Otros de los dos nombres que más suenan son el de Christian Zerpa y César Sanguinetti, ambos diputados salientes.
La designación de los nuevos magistrados debe hacerse por mayoría calificada del Parlamento (111 diputados), pero el Partido Socialista Unido de Venezuela apenas tiene mayoría simple en la actual composición de la Asamblea (99 diputados). Sin embargo, no es la primera vez que el oficialismo incurre en una falta así. Hace un año exactamente nombraron a los presidentes del Poder Electoral, Poder Ciudadano y Poder Moral por un periodo de siete años por una mayoría simple.
Para frenar el atropello del chavismo varios juristas y expertos han impugnado las 387 candidaturas judiciales que se han anunciado. Los motivos que alegaron fueron los siguientes: irregularidades en el procedimiento de candidaturas judiciales y la ausencia de información sobre las aptitudes de los aspirantes a magistrados para optar por los cargos. Uno de los ex magistrados que llevó a cabo la denuncia argumenta que no existe una verdadera intención de renovar los cargos, sino de cubrir las plazas con ciudadanos que tienen una directa vinculación partidista con el Gobierno. «Estamos hablando de un proceso que se extenderá hasta después del 15 de enero. No hay posibilidad de que nombren a los magistrados el 23 de diciembre. Los magistrados deben ser aprobados por la nueva Asamblea», asegura René Molina, inspector general de Tribunales y uno de los que decidieron refutar el controvertido proceso.


Por su parte, los diputados opositores de la Mesa de la Unidad Democrática asistirán a las sesiones extraordinarias, aunque su capacidad de maniobra será muy limitada dada la mayoría chavista. Tan sólo podrán abstenerse de la votación y denunciar el procedimiento.