viernes, 10 de marzo de 2017

TODO HUELE A PODRIDO EN ARTURO MAS

Viernes 10 de marzo de 2017, 12:12h

La antigua marioneta de Oriol Junqueras, el inefable Arturo Mas, asegura que Millet y Montull se han inventado todo lo que han afirmado ante el juez sobre las mordidas que dejaron clavadas en el rabel del CDC los colmillos de la corrupción.

El ciudadano catalán ha asistido en televisión a las declaraciones de Millet y Montull, que estuvieron impregnadas de un grave acento de verdad. Arturo Mas, según se desprende de las palabras de los declarantes, estuvo implicado hasta las cejas. Su insufrible sonrisa de superioridad no le exime sino que acentúa los desmanes cometidos. Será difícil que el juez no quedara impresionado por la sinceridad de los dos acusados que, hartos de encubrir a sus jefes y al partido, se han decidido a contar la verdad.

Lo que conviene a Arturo Mas es una discreta retirada por el foro. No lo hará. Su desmedida soberbia de político mediocre se lo impide. Lo negará todo, se envolverá en la bandera estelada y tratará por todos los medios de propagar el humo y extender la tinta de calamar para emborronar las tropelías de las que abiertamente se le acusa.

El largo rosario de las corruptelas en Cataluña está ya en conocimiento de la opinión pública. Nadie podrá zafarse del juicio popular por mucho que Arturo Mas se esfuerce en manipular lo que ha quedado en evidencia con las declaraciones de Millet y Montull. Ambos acusados han decidido no enmascarar más tiempo los delitos y han escabechado al expresidente Mas ante la opinión pública. Con su torpeza habitual, el expresidente agrandará sus culpas al dar imposibles explicaciones que se volverán contra él como un bumerán.




Editoriales


Banner Iberia
Redes
Twitter

Facebook


Hemeroteca
Las más leídas